Avolar

Vuelos y Guías de Turismo

Avolar

Cancún

Sabida es la historia mínima de Cancún: un desarrollo turístico en la costa del Estado de Quintana Roo, el extremo oriente de México, construido de la noche a la mañana a principios de los años 70. Pero decir que surgió de la nada es demasiado decir, porque su encanto es anterior.

La isla de Cancún originalmente no era otra cosa que una barra arenosa de menos de 20 kilómetros de longitud, apenas despegada de tierra firme. Entre la isla y el continente había un estero (la laguna Nichupté) y del otro lado de la isla el mar Caribe, con los colores más hermosos del mundo. Pero este paraíso era poco conocido, todavía en la década de los 60 se publicaban relatos de exploraciones y descubrimientos en la zona.

Un grupo de banqueros y hoteleros aliados con el gobierno mexicano ubicó ese lugar como un potencial centro turístico y la apuesta dio resultado. Se abrieron carreteras, se instaló un aeropuerto y llegaron las líneas de luz eléctrica. La propia isla tuvo que ser ampliada, porque era tan angosta que no cabían los edificios. Las habitaciones de hotel comenzaron a multiplicarse, lo mismo que los vuelos nacionales e internacionales, y al poco rato el nombre de Cancún dio la vuelta al mundo. Hoy, con cerca de 30,000 cuartos de hotel y una infraestructura de primera, Cancún se ubica como uno de los resorts más importantes del mundo.

Cancún es hoteles, sol y playa, pero es también mucho más que eso. Su despegue ha catalizado también el desarrollo de la Riviera Maya, el tramo costero de 130 kilómetros que sigue hacia el sur, hasta Tulum. La zona, vasta en cenotes, caletas llenas de peces multicolores y otras playas de ensueño, mira a la segunda barrera de arrecifes de coral más grande del mundo. Así, Cancún se ha consolidado como la puerta de entrada a este prodigioso mundo natural. Igualmente tiene a su alcance misteriosas ciudades mayas (Chichén Itzá, Cobá, Tulum) y la riqueza artística virreinal y porfiriana de Yucatán, de modo que también hace las veces de plataforma de partida para inigualables recorridos culturales.

Por si fuera poco, Cancún logra combinar este legado con las mayores comodidades en materia turística, pues su Zona Hotelera cuenta con instalaciones modernas y una lujosa urbanización que no existe en ningún otro lugar del país.

El menú de maravillas de Cancún, por tanto, no tiene parangón y hace distinto y único a este lugar.